8 señales que pueden indicar que usted será despedido

domingo, 18 de septiembre de 2011 Alvaro Díaz 0 Comments

Varias pueden ser las razones que justifiquen una desvinculación, desde el comportamiento del colaborador hasta los cambios estructurales en las empresas. Pero una cosa es cierto: casi siempre, dependiendo del motivo, el colaborador no es informado ni percibe que perderá el empleo.

Autor: Redação, www.administradores.com.br

Un estudio realizado por curriculum.com revela que los dos principales motivos por los cuales las empresas despiden a sus colaboradores, tiene relación con un bajo desempeño y comportamiento inadecuado. De acuerdo con la encuesta, las dos situaciones en conjunto representan 62% de los despidos. Pero, ¿qué pasa con el otro 38%?

Varias pueden ser las justificaciones para una desvinculación, desde el comportamiento del colaborador hasta los cambios estructurales en la empresa. Pero lo cierto, es que casi siempre, dependiendo del motivo, al colaborador no se le informa ni presume que será despedido.

Según Marcelo Abrilieri, quien es presidente de curriculum.com, es posible que el funcionario identifique a través de algunas señales que su empleo está amenazado. A continuación una lista con los ocho principales indicios que se deben considerar.

1.Reducción de responsabilidades:

Cuando las funciones del profesional están siendo restringidas de manera programada, significa que el ámbito de la actuación de él se reduce. Ausencia de responsabilidades y nuevos proyectos pueden ser señal de un posible despido. En el caso de las personas del ámbito gerencial, cuando dejan de ser convidados a reuniones para continuar con sus funciones estratégicas, es señal que están siendo alejados de las decisiones y también un indicio de la reducción de su papel dentro de la organización. También puede ser señal de término del contrato.

2.Reestructuración y cambios:

En momentos de reestructuración de equipos y despidos, pocos son los empleados que están inmunes. Las primeras áreas en sufrir los recortes a menudo son las relacionadas con negocios y márketing. Ante la necesidad de reducción de costes o la optimización de costos, es bastante común la aplicación de métodos como downsizing, reingeniería de procesos de negocio y outsourcing de algunas actividades. Es frecuente que gran número de despidos se produzcan mediante estos procesos.

3.Negocios funestos para la empresa:

Es la clásica y difícil situación en que la compañía, pese a que se trata de buenos empleados, se ve obligada a hacer recortes. En ese momento, es preferible evaluar donde los cortes se harán, ya que pueden ocurrir en las áreas de gestión y también en el mismo departamento.

4.Venta de la empresa:

La mayoría de las veces que se vende una compañía, acaba modificándose a la dirección y a los gerentes. En este caso, es necesario verificar si el nuevo gerente ha trabajado con otras personas con las que desee mantener cercanía. Si es así, debe tener cuidado porque a lo mejor él tiene en mente conformar un equipo con aquellos que trabajó, descartándose las substituciones.

5.Fusión con otra empresa:

En caso de fusión (unión de dos empresas), y el posible cambio de directores y gerentes, hay también, en muchos casos mayor número de personas con similares características y habilidades. Es bastante probable que sólo una parte de estas personas continuarán trabajando en la empresa.

6.Asignación de tareas de poca importancia:

Cuando el empleado comienza a recibir tareas de menor importancia o sin ningún sentido para el negocio de la compañía, puede ser una señal de que este empleado ya no está alineado con el equipo, lo que también puede ser un signo de despido a la vista.

7.Anuncio de vacantes en la misma posición del actual empleado:

Si esto ocurre y el equipo no ha sido notificado, puede significar que la posición del profesional en el organigrama podría ser ocupado por otra persona. Mucha atención en este momento.

8.Los conflictos con el equipo y los líderes:

Si no existe buena relación con el equipo ni con el jefe, puede ser indicio de que las cosas no van bien. El problema puede llegar a ser resuelto con un despido. Por lo tanto, es necesario que la persona tenga cuidado y evite tener una postura conflictiva.

"La búsqueda de una nueva recolocación es extremadamente lícito y saludable, cuando el candidato en realidad no ve más futuro en la empresa o no desea continuar en esta. Sin embargo, si no es el caso y quiere permanecer en su puesto de trabajo, el colaborador debe dar lo mejor. Este deseo debe estar alineado con la intención de la compañía para mantener al empleado", concluye Abrileri.

Redação, www.administradores.com.br

Tomado de America Economia