Los llamados de atención pueden convertirse en una posibilidad para mejorar...

martes, 30 de junio de 2009 Alvaro Díaz 0 Comments

Asumir sus faltas le permitirá emprender acciones para optimizar sus tareas y convertirlas en escenarios productivos.
Reza un dicho que “el único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada”. Como seres humanos que somos e imperfectos estamos expuestos a cometer muchos errores, pero también a aceptar las faltas y corregirlas. Un proceso de aprendizaje constante.
Está es la razón de ser cuando se hace un llamado de atención por parte de un jefe a su subalterno. Enmendar un traspié del que no solo aprenderá quien lo cometió sino quienes lo rodean.
“La persona a la que se le llama la atención sabrá agradecer esta acción, ya que aprenderá para mejorar profesionalmente y personalmente” afirma Óscar Molina, capacitador en Recursos Humanos.
Desarrollar la capacidad de reconocer y aceptar sus actos ampliará su visión de la realidad y lo impulsará a asumir nuevas sus responsabilidades.
El empleado debe entender que la manera de aprender es a través de su preparación y esta incluye dificultades. No es sencillo aceptar las equivocaciones. A veces le dará pena que otros descubran que ha cometido un error; otras quedará paralizado por el miedo de volverse a equivocar.
“En realidad, saber que tenemos derecho a equivocarnos y estar dispuestos a aprender de nuestras errores nos da la libertad de ser auténticos, tomar decisiones más acertadas y realizar actividades nuevas con más seguridad y confianza”, concluye el experto.
Corregir y continuar: Un consejo que debe tomar en cuenta es que si cometió un error será mejor que sin necesidad que alguien le llame la atención trate de corregirlo usted mismo para que el jefe pueda ver que es capaz de asumir sus faltas y perfeccionar lo que hizo mal.
Si como jefe desea implementar nuevos métodos, pues considera que algunos están equivocados, será importante que lo comunique a sus empleados. Asimismo controle a su equipo, pues quien se equivoca de forma continua quizá no se haya dado cuenta de sus fallas.

Tomado de www.elempleo.com