La comunicación, clave en el trabajo en equipo...

domingo, 28 de febrero de 2010 Alvaro Díaz A. 0 Comments

Una comunicación eficaz entre los miembros de un grupo de trabajo, será fundamental para enfrentar situaciones críticas y encontrar soluciones adecuadas a los conflictos, señalan los expertos.

La realidad vertiginosa y exigente de la época actual, ha llevado a las organizaciones a modificar estructuras y crear nuevas metodologías que permitan adaptar la labor del capital humano a nuevos escenarios, a fin de aumentar la productividad y asegurar la calidad de los servicios. Y en esta tarea, la principal preocupación de las empresas ha sido, sin duda, potenciar el trabajo el equip.
El trabajo en equipo apunta a un grupo de personas bien organizadas, con responsabilidades propias y tareas definidas, y que son encabezadas por un líder, quien guía y orienta los esfuerzos de los integrantes. Cuando un grupo de personas trabaja en pro de un objetivo previamente planificado, no sólo realiza la labor en conjunto con otros individuos, sino que también se compromete con los objetivos de la compañía.
Además de resaltar las competencias personales, las habilidades y los conocimientos individuales, el trabajo en equipo -explican los expertos- genera un buen clima laboral, un mayor compromiso con la tarea y aumenta los niveles de productividad, gracias a la sinergia aportada por sus miembros, lo que se refleja en una alta expectativa para alcanzar las metas y objetivos organizacionales.
“Los tiempos actuales requieren de equipos multidisciplinarios con competencias en diferentes áreas y que se complementen a favor de lograr un excelente resultado”, dice Francisco Ruiz, gerente general de Bumeran.com Chile.
No obstante, el trabajo en equipo también puede generar problemas. Unir personas para alcanzar un mismo propósito, puede llegar a convertirse en una tarea complicada para algunas compañías, debido, principalmente, a las diferencias en las necesidades, intereses, experiencias y expectativas de los miembros que lo componen.
“La diferencias en los miembros del grupo puede perturbar el clima grupal, la cohesión, las dinámicas e interacciones humanas. Además, no permite la integración de sus participantes, el buen entendimiento, la confianza y la satisfacción de trabajar en equipo, provocando una percepción de desigualdades de aporte en los esfuerzos, en el nivel de implicación y de iniciativa”, señala Julia Folch, académica de IE Business School.
La experta sostiene que un equipo de trabajo mal conformado generará tensiones, incomodidad,
malestar, susceptibilidades, posicionamientos y discriminaciones entre sus integrantes, mermando el alcance de los objetivos.
Sin embargo, los especialistas aseguran que la clave para revertir esta situación estaría en mantener una comunicación fluida al interior de los equipos. “Una comunación eficaz entre los miembros de un grupo de trabajo, será fundamental para hacer frente con mayor solvencia a las situaciones críticas, y encontrar soluciones más adecuadas, permitiendo el traspaso de experiencias, habilidades, capacidades y puntos de vistas diversos”, sostiene Ruiz.
El gerente de bumeran.com explica que favorecer el diálogo aumentará la productividad del equipo, ya que sus miembros estarán más proclives a solicitar y dar ayuda, mejorarán la labor en conjunto y su nivel de autocrítica, reconocerán sus debilidades y fortalecerán sus virtudes.
"Un buen canal comunicativo estimulará la sinergia al interior del equipo, lo que se ve reflejado en los miembros cuando trabajan juntos. En esa instancia, cada uno se beneficia del conocimiento, competencia y apoyo de los demás integrantes, logrando una productividad mayor a la que podría alcanzar un individuo al máximo de su capacidad", añade Ruiz.
Incentivando la comunicación. Para lograr incentivar y fortalecer la comunicación al interior de los equipos de trabajo, el especialista de bumeran.com afirma que lo principal será propiciar un óptimo clima laboral que facilite las relaciones humanas.
“Cuando hablamos de trabajo, no sólo nos referimos a una secuencia de operaciones técnicas en función de cumplir con los objetivos y metas de la empresa, sino que además hablamos de personas que necesitan estar motivadas y satisfechas con las labores que realizan”, señala.
Junto con esto, aconsejan los expertos, será primordial que las empresas generen instancias agradables para que los integrantes se conozcan y forjen vínculos. Una de ellas, será disponer las oficinas -de manera tal- que cada persona tenga contacto con los demás, estimulando la confianza para lograr una efectiva retroalimentación.
La principal característica que tiene este tipo de grupos es la confianza. Cada miembro se siente con la capacidad y libertad de expresar sin temores sus ideas, inquietudes, oportunidades de mejora, sin el temor de ser criticado y discriminado”, enfatiza Roger Marull, gerente general Meta4.
Para fortalecer los canales comunicativos en los grupos de trabajo, será necesario, asimismo, potenciar a aquella persona que cuente con la capacidad innata de asumir liderazgos, y que pueda conducir al equipo hacia las metas fijadas.
“Cuando el liderazgo se canaliza de una manera positiva, culmina en una actitud más contenedora, receptiva y, en consecuencia, motivadora que beneficia mucho al clima dentro del grupo. Esta característica es natural en las personas, pero al constituir equipos de trabajo es bueno identificarla, ubicarla y ponerla en práctica”, dice Francisco Ruiz.
El líder asumirá el “papel de mantenimiento”, ayudando a que el grupo lleve a cabo su labor ininterrumpidamente como unidad. Además, será el encargado de reparar las tensiones y de reconocer cuando el proceso se estanque o cuando el equipo esté agotado.
Finalmente, y considerando que no todos los equipos son iguales, los expertos recomiendan aprender a escuchar antes de comunicar, a fin de detectar rápidamente donde están las oportunidades para mejorar.
“Los integrantes de un grupo de trabajo deben tener la habilidad de entender e interpretar lo que no se dice, más que en lo que sí de dice. Con empatía y paciencia, se puede lograr a escuchar aún lo que no se dice y de esa manera solucionar más fácilmente los problemas que afectan el desempeño del grupo”, concluye Marull de Meta4.

Tomado de America Economia .